Esos momentos

Como viajeros, cuando llegamos a destino, recibimos una primera impresión que no siempre es definitiva. Gradualmente, después de días y recorridos, construimos una imagen, una idea del lugar. Pero a veces hay un momento, un solo punto en el tiempo, que hace que recordemos el viaje para siempre.

El soplido acuático de las ballenas en Puerto Madryn, las luces de París desde la altura de Montmartre, el primer bocado de jamón en un bar de tapas de Madrid, el rugido del río en Iguazú son algunas experiencias que miles de viajeros comparten todos los años y que conservan toda la vida. Para hacer esta nota, algunos visitantes de Buenos Aires nos contaron sus momentos inolvidables.

Jay (48 años), de Atlanta, Estados Unidos:
“El baile es una de mis actividades preferidas. En mi ciudad tomé clases de baile de salón, de salsa y, durante el último año, de tango. En este viaje, con mi novio Rick conocimos la Península Valdés, Mar del Plata y guardamos Buenos Aires para el final. Desde antes de salir, yo estaba obsesionada con las milongas. Mis profesores de tango me había recomendado varias, y la primera a la que fuimos fue Gricel. Ni bien entramos, antes de buscar una mesa, me di cuenta que el nivel de baile era alto, muy por encima de lo que yo había visto. Me pasé la noche mirando las parejas en la pista, sin atreverme a bailar, casi sin hablar. La elegancia de tantos hombres y mujeres de edades tan distintas me resultó emocionante.”

Loek (21 años), de Ámsterdam, Holanda.
“Debo reconocer que en mi país no soy seguidor del fútbol. Sólo miro los mundiales o los partidos que mis amigos me obligan a ver. Por eso, la idea de ir a la cancha en Buenos Aires no me atraía tanto como al resto de mi grupo de viaje. Pero, por suerte, me dejé convencer y en vez de pasar otra tarde tomando cerveza en Palermo fuimos un domingo a ver a Boca. Primero, me impresionó la multitud en las calles alrededor del estadio, que más que caminar, se acercaba saltando y cantando. Después, la cancha misma, tan empinada, tan enorme. Cuando salieron los equipos, el ruido, los papeles, las cintas, los gritos me volvieron loco. Para el entretiempo, yo era un fanático más.”

Juliette (33 años), de San Pablo, Brasil.
“Mis padres son franceses, pero viven en Brasil desde hace cuarenta años. Mi mamá es repostera y mi papá, como yo, cocinero. Me encanta comer, y soy especialmente carnívora. En San Pablo, donde vivo y trabajo en un restaurante, se consigue buena carne de vaca, aunque es cara. Por supuesto, sabía de la fama de la carne argentina y cuando la probé en las parrillas no me desilusionó, pero tampoco me fascinó. El problema era que no lograba que me la sirvieran tan cruda como a mí me gusta. Entonces, me asesoré en el hotel y me recomendaron comprar en el mercado de Juramento, en Belgrano, y también me prestaron la cocina. Compré lo que ustedes llaman bife de chorizo, y yo entrecôte. Lo hice bien negro por afuera y rojo, casi azul, en el centro. Después de eso, estoy pensando venir a vivir un tiempo en Buenos Aires y buscar trabajo de cocinera.”

3 Comentarios para “Esos momentos”

  1. Clara escribió:

    Es bueno que se difunda que los extranjeros se llevan una buena impresión de la Argentina, señal de que estamos aprendiendo a tratar al visitante. Argentina y los argentinos tenemos muchas cosas buenas para dar, en hora buena!!!!!

  2. Pablo escribió:

    Me parece fantastico que vengan a visitarnos extranjeros de todo el mundo, eso nos hace acercarnos un poco mas a otras culturas que siempre es tan interesante conocer! Seria muy positivo para todos que la inseguridad sea la prioridad de los gobernantes en este periodo en el que vivimos.. porque sino pronto nuestro pais se asociara con el miedo por la inseguridad y ya nadie mas querra visitarnos. Ademas seria un bien para todos! Ojala la presidenta pueda entender esto.
    Saludos!!!!

  3. JORGE escribió:

    El TURISMO en buenos aires deja mucha divisas a la ciudad de buenos aires y al pais mismo pero tenemos muchas cosas que mejorar. tenemos una terminal de cruceros en la cual solo entran en sus dársenas solo 5 micros, y la mayor cantidad de pasajeros los pasean en la ciudad en micros, cada crucero transporta minimamente entre 1000 y 1500 turistas y los micros tienen capacidad para 45 pasajeros o sea que el resto de la gente es cargada en la calle una verguenza. EN los tres puntos turisticos que mas son visitados por los pasajeros o sea CEMENTERIO DE LA RECOLETA, PLAZA DE MAYO, Y LA BOCA, no hay estacionamientos para micros por lo que los turistas son dejados por ejemplo en plaza de mayo sobre la avenida y en el tercer carril por mas esta decir el riesgo para los mismos. los carteles de estacionamiento para micros de turismo solo tienen lugar para 2 micros y encima estan ocupados por autos particulares los cuales la policia no los ve pero si mira los micros estacionados en doble fila y son multados y retenidos con todo sus pasajeros mirando y sorprendidos por el accionar de los mismos dejando en evidencia que esta ciudad no esta preparada para semejante flujo de pasajeros tenemos normativas de turismo del año 30. Lo mismo pasa en los otros dos puntos turisticos como la boca y cementerio de la recoleta. No hay paradas establecidas para que el turismo descienda de los mismo produciendo un impacto ambiental negativo para los vecinos que con justa razon se quejan, pero lamentablemente nadie hace nada para solucionar este problema si fueron habilitados paradas para los micros DEL GOBIERNO DE LA CIUDAD en lugares que ninguna otras empresas lo logarian pero bueno si habilitaron paradas para los mismos en calles como florida y diagonal norte yo me pregunto nunca salen a mirar por las ventanas del gobierno de la ciudad y de la casa rosada el desastre que es plaza de mayo a las horas pico de el turismo que no son muchas solo dos horas. una a las 10 de la mañana y la otra a las 14.30hs no se esta pidiendo que vallan a la boca y a recoleta solo mirar por la ventana de sus respectivas oficinas. yo creo que con un poquito de esfuerzo podemos solucionar esto poniendo voluntad de ambos gobiernos que ya se que es muy dificil pero de lo contrario el gobierno de la ciudad puede solucionarlos por que las normativas de estacionamiento de turismo pertenecen al gobierno de la ciudad.

Dejar un comentario

*