JANE AUSTEN: UNA JOVEN MODERNA

 

Libro de arena recuerda a la escritora inglesa Jane Austen en su natalicio con una reseña biográfica y un fragmento de su novela Orgullo y Prejuicio.

 

 

Jane Austen nació en Hampshire, Inglaterra, el 16 de diciembre de 1775.janeausten Fue una destacada novelista cuya ficción transita del neoclasicismo del siglo XVIII al romanticismo del siglo XIX. Recibió un nivel educativo superior al que recibían las mujeres de su época. La intriga narrativa ocupa poco lugar en la trama ficcional de sus textos, por lo que el interés de sus obras reside en los diferentes matices psicológicos de sus personajes, interpretados con gran agudeza, y en la descripción minuciosa y cargada de ironía del ambiente social en que sitúa sus criaturas, el de la burguesía acomodada al que ella misma pertenecía. Entre sus novelas se encuentran Juicio y sentimiento (Sentido y sensibilidad, 1811), historia de dos hermanas y sus asuntos amorosos; Orgullo y prejuicio (1813), considerada la mejor de sus novelas; y las tres últimas producciones Mansfield Park (1814), Emma (1816) y Persuasión (1818) que escribióa en seguidilla después de pasar doce años sin escribir. Luego de su muerte se publicaron varias novelas incompletas: Los Watson (1923), Fragmento de una novela (1925) y Plan para una novela (1926). También se ha publicado su correspondencia Cartas (1932). Murió el 18 de julio de 1817.

 

 

 

El señor Bennet fue uno de los primeros en saludar al señor Bingley, pero se cuidó mucho de revelárselo a su mujer para divertirse un rato con su enojo. Cuando la señora Bennet supo, por fin, que su marido había visitado a Bingley, se sorprendió mucho y se alegró más. Sin embargo, ni ella ni sus hijas, a pesar de incontables preguntas, insinuaciones y conjeturas, consiguieron del señor Bennet una descripción satisfactoria del señor Bingley. Tuvieron que conformarse con la versión que su vecina, la señota Lucas, había recibido de su marido. Era un muchacho bastante joven, muy buen mozo y extremadamente amable. Además, estaba listo para asistir al próximo baile; y bien se sabe que aquel a quien le gusta bailar, tiene más posibilidades de enamorarse.

De acuerdo con las reglas de cortesía, el señor Bingley devolvió la visita del señor Bennet unos días después, con la esperanza de conocer a las hijas, de cuya belleza había oído hablar mucho, pero sólo vio al padre. Las muchachas tuvieron más suerte: pudieron espiarlo desde la ventana del cuarto de arriba, cuando llegaba con su abrigo azul, en su caballo negro. Poco después, los Bennet invitaron al señor Bingley a cenar, pero el señor Bingley no aceptó. Debía ir a Londres a encontrarse con amigos y parientes que asistirían con él al baile de Meryton, un pequeño pueblo cercano a Longbourn, lugar de residencia de los Bennet.

El señor Bingley asistió al baile acompañado de sus dos hermanas y el esposo de la mayor, el señor Hurst, y de otro hombre joven. Bingley era, en efecto, buen mozo, y parecía todo un caballero,tenía un rostro afable y modales sencillos. Sus hermanas eran bonitas y muy elegantes. Quien, en realidad, llamó la atención de todos los presentes fue su amigo, el señor Darcy, un hombre alto y atractivo de nobles facciones de quien inmediatamente se corrió el rumor que recibía diez mil al año. Los presentes lo admiraron la primera mitad de la velada hasta que sus modales dieron por tierra con su popularidad; se descubrió que era arrogante y que se creía superior a la gente del lugar, y ni siquiera sus enormes propiedades en Derbyshire podían compensar su actitud antipática y distante.

El señor Bingley, en cambio, se mostraba simpático y atento, bailó todas las piezas, lamentó que el baile terminara tan temprano y prometió ofrecer uno, él mismo en Netherfield. ¡Qué contraste con su amigo! El señor Darcy bailó sólo una vez con la señora Hurst y otra con la señorita Bingley, se negó a ser presentado a ninguna otra dama y pasó el resto de la noche caminando por el salón. Todo el mundo coincidía en que era el hombre más desagradable del mundo. Entre sus más violentos detractores se encontraba el señor Bennet, cuyo disgusto inicial se agudizó en el resentimiento que el señor Darcy le hizo a una de sus hijas.

La escasez de caballeros había obligado a Elizabeth Bennet a permanecer sentada por dos bailes. El señor Darcy estaba parado cerca de ella y cuando su amigo Bingley se aproximó para convencerlo de que saliera a bailar, Elizabeth escuchó la conversación.

-Ven, Darcy, tienes que bailar. Odio verte parado con esa expresión aburrida. Estarías mucho mejor si bailaras.

-De ninguna manera. Sabes que lo detesto, a menos que conozca muy bien a mi pareja. En bailes como este sería insoportable. Tus hermanas están comprometidas, y bailar con cualquier otra de las mujeres presentes sería un verdadero castigo.

-¡No seas fastidioso, por favor!-lo regañó Bingley-. Juro por mi honor que nunca me encontré con tantas muchachas agradables en mi vida como en esta noche, y hay varias que son hermosas.

-Tú estás bailando con la única muchacha hermosa en todo el salón -dijo el señor Darcy refiriéndose a la mayor de las hermanas Bennet, Jane.

-Sí, ella es la criatura más hermosa que he visto. Pero una de sus hermanas está sentada justo detrás de ti y es muy bonita. ¿Quieres que le pida a mi pareja de bailes que los presente?

-¿A quién te refieres? -dijo dándose vuelta y mirando por un momento a Elizabeth-. Es tolerable, pero  no lo suficientemente bella como para tentarme. No estoy de humor para darle una oportunidad a jovencitas ignoradas por otros hombres. Mejor que vuelvas con tu pareja y disfrutes de sus sonrisas. ¡No pierdas más el tiempo conmigo!

Los sentimientos de Elizabeth por Darcy no fueron muy cordiales después de este episodio. Sin embargo, ella lo contó a sus amigos de una manera muy graciosa, de acuerdo con su carácter juguetón que la hacía disfrutar de cualquier situación ridícula.

 

orgulloyprejuicioFragmento de:

 

Orgullo y prejuicio

Jane Austen

Cántaro, 2007

 

Enlaces relacionados:

 

- Trailer de Orgullo y prejuicio

- Trailer de La joven Jane Austen (Becoming Jane)

Dejar un comentario