MARÍA HORTENSIA LACAU: ESTRITORA Y PEDAGOGA

Raquel Barthe, autora de Audaz como un oso y muchísimos libros más, recuerda a María Hortensia Lacau en esta nota. Destaca de ella muchas facetas, pero sobre todo la de educadora. La acción de enseñar lleva consigo un mundo de cualidades, y Raquel Barthe se deteniene en una de ellas: la creatividad. Sin dudas, un valor, entre tantos, que la vuelve memorable.

X

Por Raquel Barthe

x

A María Hortensia Lacau se la conoce desde diferentes ángulos: poeta, ensayista, escritora de literatura infantil y general, de libros de texto y, además, como pedagoga. Y es esta última faceta de su personalidad la que queremos destacar, ya que es la menos conocida, aunque quizá la más importante.

Como docente de escuela media, supo crear una metodología singular para la época, pero que hoy sabemos que responde a la teoría constructivista. Ella tomó la literatura como eje y punto de partida para establecer un clima liberador y de responsabilidad en sus alumnos. De esta forma, toda una generación de maestros se formó en una de las escuelas de la cual fue directora, además de continuar con su tarea de profesora de Lengua y Literatura.

En esta cátedra continuó con una experiencia iniciada en el Colegio “Carlos Pellegrini”, pero que amplió hacia todas las áreas del conocimiento en la Escuela Normal N° 4, incluyendo al nivel primario que allí funcionaba como curso de aplicación.

Dice Zulma E. Prina, desde sus recuerdos de ex alumna:

“Ella siempre decía que nosotras estábamos preparadas para la vida; que como docentes, éramos capaces de desempeñarnos tanto en una escuela repleta de recursos como en la más lejana y pobre de las escuelitas de nuestro país, pues métodos, creatividad, imaginación para hacer recursos de la nada y sentido de justicia y humanidad, no nos iban a faltar.

Nos formamos en un ambiente de libertad responsable, comprometidas con la tarea, sabiendo que las puertas de la escuela estaban siempre abiertas.”

Y esta forma de educar nos remite a otros pedagogos igualmente notables y que poco a poco se van olvidando, como Jesualdo en Uruguay, María Montessori en Italia, las Hnas. Cosettini, Luis Iglesias y Francisco José Cabrera, en la Argentina.

Lamentablemente, María Hortensia Lacau se vio obligada a dejar su cargo de directora, tal como aparece en un artículo periodístico de 1959 donde ella afirmó que “la política no hay que hacerla en las escuelas con la legión de recomendados, presionando a quienes, como yo, hemos obtenido el cargo por concurso de oposición”.

Quizá su obra más representativa sea su libro Didáctica de la lectura creadora, reeditada recientemente por Kimeln Grupo Editor, y respecto de la cual ella dijo en un reportaje radial:


didactica“… la Didáctica de la lectura creadora es un libro que, a pesar de su nombre «didáctica», que yo se lo puse más bien por exigencias de la editorial, responde a una experiencia inefable que yo hice con adolescentes, en la cátedra, a través de muchos años, porque yo me encontré con el problema de que las chicas en una escuela donde yo debuté como profesora, porque usted sabe que yo soy profesora de Castellano y Literatura, además de escritora, las chicas no querían leer. Entonces yo no sabía por qué y empecé a indagar las causas y ya descubrí lo que ahora es un postulado fundamental de todo lo que hago: en tanto no respondiera a motivaciones de ellas, propias de su edad, la lectura no les interesaba. Entonces empecé a buscar las motivaciones a través de distintas obras, incluso parecían no tenerlas y las metí adentro del libro como una especie de «aprendices de brujo», haciéndolas tomar parte y partido; partido en cuanto a lo que acontecía en la obra, ¿verdad? Entonces al convertirse en partícipes activas, pues se les despertó un interés inmenso por la lectura. Todo eso yo lo fui codificando de alguna manera y finalmente dio lugar a un libro que circula por toda América Latina y anda por la novena edición y que se llama Didáctica de la lectura creadora.”

X

Didáctica de la lectura creadora
María Hortensia Lacau
Haedo, Kimeln Grupo Editor, 2008

Dejar un comentario